domingo, 18 de octubre de 2015

The Aspern Papers (Los papaeles de Aspern), de Henry James



Un estudioso del gran y ficticio poeta decimonónico Jeffrey Aspern, muerto varias décadas atrás, está obsesionado con ciertas cartas y papeles de diversa índole que podría tener en su poder su última musa, Juliana Bordereau, la cual aún vive a la insólita edad de 115 años en Venecia junto con su sobrina, una «chica» de más de sesenta años. Decidido a obtener dichos papeles al precio que sea, el estudioso resuelve acudir a Venecia durante todo un verano y ganarse la confianza de las dos ancianas señoritas. Aduciendo su afición a la jardinería, les renta algunas habitaciones a un costo más bien estratosférico con el supuesto objetivo de revivir el estropeado jardín del viejo palazzo. Sin embargo, su codicia literaria, cuyos frutos al final resultan más bien ralos, precipita la enfermedad y muerte de la musa ancestral, con lo que la única posibilidad de adquirir los anhelados documentos pasará por el cedazo de un escalofriante matrimonio... El equilibrio que logra Henry James entre el ambiente —con tintes de misterio gótico en una ciudad como Venecia, perfecta para esos fines—, los guiños de humor y amor "cortés" entre un hombre que comienza la madurez y una anciana, la búsqueda fallida de ese grial tanto pedestre como fulgurante, así como el conmovedor y espeluznante precio que habría tenido que pagar el estudioso para hacerse de ese tesoro tan buscado, hacen de The Aspern Papers (1889), al menos desde mi modo de ver, una pieza perfecta, digna de tener un lugar especial en el librero de cualquier lector exigente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada